martes, 19 de octubre de 2010

LA MUJER DEL PAÑUELO


Hacia un día soleado, paseaba por el parque sin saber donde ir, después de haber salido de la consulta del médico donde le dieron la mala noticia.
Estaba desconcertada, no sabia como explicárselo a su familia, ni siquiera ella se lo creía, pues era muy fuerte y tarde o temprano, les tenia que decir que tenia cáncer.Se sentó en un banco y empezó a pensar en la situación de cómo se lo diría a todos ellos, sobre todo a su hija, la mas pequeña, que era la mas sensible.
Cuando llego a casa, empezó a llorar, en ese momento todo se desmoronaba a su alrededor y se preguntaba por que le había tocado a ella, qué había hecho ella para merecerse ese castigo.
De pronto, se secó las lágrimas, se puso de pie, apretó bien los puños y se dijo a sí misma, lo voy a vencer.
Cuando llego a casa su hija, le preguntó qué le sucedía porque ella estaba triste, entonces le explico lo que tenia y su hija, al escucharla no se lo creía, pensaba que no era cierto lo que le contaba, pero cuando le vio a su madre los ojos tristes y llorando las dos se abrazaron.
Lucia, que así es como se llamaba la hija, dio animo a su madre y le dijo que pronto pasaría todo.
Ya había pasado unos meses y la operaron salió bien, tenía un duro tratamiento pero lo llevaba con mucha valentía y serenidad pues ella estaba convencida que de esta iba a salir.Paseaba por la calle y llevaba un pañuelo, su cabello había desaparecido esa dura enfermedad se lo había arrebatado, la gente que pasaba por la calle le miraban, pero a ella no le importaba.
Había pasado un año desde que le dieron la mala noticia, todo lo peor ya había pasado, su cabello volvió a crecer, se sentía una persona nueva, entonces cuando llegó a la consulta, el doctor le miró y le dijo que estaba bien.Al salir a la calle, acompañada de su hija, se miraron las dos y se abrazaron.
Lucia le dijo que se quitara el pañuelo y ella lo lanzo al aire y se fueron felices, la pesadilla había acabado.
Autora: Ana Peralta Román
Esta carta la escribió Ana, una adolescente de 16 años como redacción para el colegio, se llevo el primer premio... se la dedico a su madre Mari Julia que sufría cáncer de mama.
En el “Día Internacional Contra el Cáncer de Mama” he querido poner como ejemplo de que el cáncer se cura, a esta gran mujer que cinco años y medio después gracias a su fuerza, valentía y coraje pudo vencer a la enfermedad y todo quedo en un mal sueño.

8 comentarios:

Mané dijo...

conmovedora la entrada Mayte, y la carta de la niña lo mismo, que ternura. En mi caso Mayte, lo mismos que relata Ana de su madre me pasó a mi hace 4años con mi actual pareja,cuando me vine a vivir a Cáceres en diciembre del 2006 a ella la habian operado en agosto del 2006, en principio está todo superado pero la lucha sigue...la ilusión hace muxo, nosotros no celebramos dias internacionales pero los vivimos,saludos desde el oeste...besos a todos

alma máter dijo...

La carta desde luego es preciosa, muy emotiva y toda una prueba de lucha y valentía...

Un beso fuerte!

María dijo...

Como dice Mané, es conmovedor el post, Mayte.

Unidos hoy nuestros blogs con el lazo rosa.

Debemos concienciarnos de que debemos hacernos revisiones cuando nos toque, que no cuesta nada más que unos minutos, y que puede prevenir algo tan importante como es el cáncer.

Un beso.

Marite dijo...

Menudo texto! Estas cosas me ponen la piel de gallina! Enhorabuena para ti, y para la campeona.

Marino Baler dijo...

Un relato conmovedor, al tiempo que estremecedor. Ójala todas las personas que sufren esa enfermedad tuvieran la misma suerte que la protagonista. Me uno a tu recuerdo en tan importante día.

Un besset.

DANYGIRL dijo...

Qué duro! Conozco a bastante gente que ha pasado o está pasando por ahí.

Leticia dijo...

Diagnóstico precoz es lo importante... y todas a poner nuestro granito de arena para que así sea.

Yulia dijo...

Gracias Maite, por tan conmovedora dedicatoria ,hace ya cinco años y medio de esto y aún lo recuerdo ,pero como una victoria, y aunque tengo revisiones rutinarias se puede decir que he luchado y luchare siempre, como una leona ante esta enfermedad.
antes me daba miedo decir cancer ahora lo digo y lo escrivo sin miedo ,CANCER no quiere decir muerte si no curacion.